El paciente hepático con disnea

La aparición de disnea es un hecho frecuente en la evolución del paciente afecto de enfermedad hepática crónica así como también en algunos casos de hepatopatía aguda. En ocasiones ello es debido a la descompensación de enfermedades cardiopulmonares o generales coexistentes. Pero en muchos casos se debe a la aparición de complicaciones de la propia enfermedad hepática entre las que se incluyen procesos de fisiopatología específica y difícil manejo como el Síndrome Hepatopulmonar (SHP) y el Síndrome Porto-pulmonar (SPP).

En estudios de cribado en pacientes con hepatopatía crónica se detectaron anomalías gasométricas y alteración de la función respiratoria en un 45% y un 50% de los casos respectivamente.
Es frecuente en la práctica habitual que pacientes hepatópatas conocidos consulten por disnea, incluso por grados avanzados de la misma.

Respecto al tratamiento de la disnea en estos enfermos esta claro que vendrá determinado por cual sea la causa.

• Ante la existencia de síndromes propios de los pacientes con hepatopatía que cursan con disnea, ¿Cómo se tratan estos síndromes?
• En el caso de la coexistencia de una broncopatía crónica con una enfermedad hepática, ¿Cómo afectan los tratamientos que utilizamos en la cirrosis, ya sean diuréticos (furosemida u otros diuréticos de asa), o betabloqueantes para la hipertensión portal (propanolol) al curso y los síntomas de la enfermedad pulmonar?